Cuida tu interior y nutre tu crecimiento integral.

Todos tenemos recuerdos muy preciados de nuestra niñez, especialmente de aquellas personas a quienes nos unió un amor profundo y hoy ya no están con nosotros. Personalmente recuerdo con mucho amor a mi abuelita, mujer noble, activa, positiva, sonriente, cariñosa, generosa… entre muchas otras virtudes. Una de las memorias que más atesoro en mi mente es cuando cada tarde, sin falta, justo antes de caer el sol, ella dedicaba unos minutos a regar su jardín y cuidar sus plantas. Rosas, claveles, chatías y diferentes flores adornaban aquel edén, junto a diversas y coloridas especies de plantas a las que una por una se acercaba para examinar que no tuviera hojas secas o algún gusanito atrevido, al mismo tiempo que las mojaba con la manguera y les hablaba. Sí, ¡les hablaba! les decía lo lindas que estaban y lo feliz que la hacían.

“Nutre tu crecimiento interior, háblate bonito, cuida de ti de manera integral, para luego apoyar a otros y acompañarlos a hacer lo mismo, descubriendo juntos la grandeza que poseen.”

Con el tiempo, comencé a hacer lo mismo, un poco porque hacerlo me recuerda a ella, y otro poco porque en verdad me gustan las plantas. Cierto día, estaba viendo un video, no logro acordarme momento sobre qué exactamente, cuando escuche una frase que me sacudió. La voz dijo: “Háblate como le hablas a tus plantitas”.

Esto me hizo reflexionar mucho en qué tanto cuido en realidad nuestro ser, comparado al cuidado que les doy a mis plantas, pues es increíble cómo los seres humanos nos enfocamos en dar amor y nutrir relaciones con otras personas, mascotas e incluso plantas, pero no nos damos el permiso para cuidar la relación más importante, que es con nosotros mismos.

Hoy te pregunto querido lector, en realidad, ¿cuántas veces te hablas bonito, te abrazas, te das el gusto de disfrutar de un momento a solas contigo mientras saboreas un café, lees un libro o escuchas la música que te gusta? ¿Qué tan consciente estás de cuidar tu ser?, no tanto el exterior como el interior, que es de donde emerge esa luz que proyectas al mundo y con la que eres capaz de iluminar aún la más profunda oscuridad.

Para tu desarrollo personal es fundamental que comiences a soltar ideas preconcebidas sobre lo que significa el éxito, tener claras tus metas y empezar a nutrir tu crecimiento desde la conexión con tu interior, estando consciente de que dentro de ti está la vida misma, y es justamente dentro de ti en donde tu mente y tu alma se fusionan para alcanzar la tan deseada plenitud, porque es ahí justamente donde tienes todo para lograr lo que te propongas. Recuerda que el verdadero éxito no es más que estar a gusto contigo mismo.

Para tu desarrollo personal es fundamental que comiences a soltar ideas preconcebidas sobre lo que significa el éxito, tener claras tus metas y empezar a nutrir tu crecimiento desde la conexión con tu interior. Recuerda que el verdadero éxito no es más que estar a gusto contigo mismo.

Y te preguntarás, ¿Cómo puedo conectar con mi interior para crecer y transformarme? Se logra paso a paso, siendo consciente de que eres más que un cuerpo, cuidando de tus acciones, pero también de tus pensamientos, palabras y emociones, siendo responsable y congruente. Cuando existe congruencia en tu vida, suele pasar que tu pasión y tu propósito se unen, permitiéndote fluir de manera natural y enfocarte en el propósito de Dios en tu vida.

El crecimiento personal, es decir, el conocimiento de todo tu ser y conexión con tu interior es la fuerza motora de tu bienestar, satisfacción y plenitud, es una filosofía de vida para alcanzar la felicidad, desde tu interior, iniciando así un viaje imparable en el que creces de manera constante, descubriendo la Grandeza que posees.

Así mismo, nutrir tu ser con afecto, atención y cuidados permite que seas consciente del inmenso poder que hay en ti, teniendo claro que el ingrediente más importante para florecer es creer en ti, dándole paso a tu transformación en un ser valioso, valiente e inquebrantable, porque cuando crees en ti y confías en Dios, todo es posible.

Es por esto que hoy quiero invitarte a que nutras tu crecimiento interior para que florezca en ti tu grandeza, con palabras y emociones positivas, enfocando tu energía en lo que te de bienestar, creando lo que sueñas hoy, sin mirar al pasado que ya no tiene poder, o preocuparte por el futuro que aún no llega, viviendo aquí y ahora, sin límites, amando todo tu ser y disfrutando cada instante al máximo.

No esperes a que algo cambie para tomar la decisión de ser ese cambio generador de luz, brillando e iluminando todo tu entorno desde tu interior, proyectando tu esencia, porque hoy más que nunca el mundo te necesita. Nutre tu crecimiento interior, háblate bonito, cuida de ti de manera integral, para luego apoyar a otros y acompañarlos a hacer lo mismo, descubriendo juntos la grandeza que poseen.

Te dejo una sonrisa para continuar el camino y te deseo lo mejor en cada uno de tus días.      

Valia Zipfel.-

Soñar viviendo, vivir soñando

Queda prohibido

despertar sin sueños,

sin esperanzas,

sin ilusiones…

Está vetado que la vida pase

sin hacer vibrar

nuestros corazones.

Deja en el olvido

los temores burdos,

suelta de tu alma

dolores absurdos…

Que la vida es eso,

seguir adelante,

según Benedetti

es continuar el viaje.

Llénate de flores, sonrisas, paisajes,

más viaja liviano,

y con pasión salvaje

disfruta el camino

sin prisa, ni anclaje.

Que un día verás que aunque has llegado lejos,

el camino es largo

para conquistar los miedos,

y que sin piedad va pasando el tiempo.

Vos, seguí adelante

no bajes la guardia,

fija tu mirada

en las cosas bellas,

dulces y sencillas,

y no te confundas,

pues ahí está la vida.

No mires atrás si es pa’ entristecerte,

ni para adelante

si no serás fuerte.

No es cuestión de suerte

ganar tu destino,

es tu actitud lo que marca el camino.

Y vete a volar, 

con alas abiertas,

disfruta la vista, 

el viento y la cuesta,

no perdás la fe, 

Dios está a tu lado,

no te dejará, 

sos su hijo amado.

Creé que es posible 

surcar a otros mundos,

que nada detenga tu deseo profundo,

has de descansar a veces, 

es justo,

llegará la duda, el temor, la angustia,

veras desfilar mil miedos absurdos,

al abrir tus ojos,

mas cuando amanezca,

vas a recordar que vos sos tu dueño,

y que está mañana también decidís

que queda prohibido

despertar sin sueños.

-Valia Zipfel-

Soñar Viviendo, Vivir Soñando
Por. Valia Zipfel
19 de junio de 2021

Cuesta Arriba

El viento sopla tan fuerte

que despeina mis cabellos, 

caminar cuesta arriba, a veces, despierta mis miedos.

Elevo la vista al cielo

en busca de alguna luz, una señal, algún destello,

que pueda indicarme la ruta

con el camino más bello,

para disfrutar mi viaje

sin que me importe el destino,

y que aún siendo un desatino

yo sonría en todo el camino,

libremente siendo mía,

viviendo mi fantasía,

soñando mi realidad,

despertando cada día

para encontrar mi verdad.

Me recuesto en una roca

para dormir por la noche

donde empieza la aventura

que da a mi cansancio la cura.

Puedo ver que avanzo lento hacia la cima,

los años pesan un poco,

los daños se hacen presentes,

ya no duelen, pero rima,

tan solo duele el olvido

de heridas permanentes,

que me traen el recuerdo

de un pasado recorrido fugazmente.

Abro los ojos sin saber si el final se acerca

o este es tan solo el principio

de mi sueño en vida que duerme,

o de mi vida en sueño que sueño,

y que nunca se desvanece.

Observo a mi alrededor

¡mi mundo maravilloso!

Todo parece lejano y pequeño, 

siento paz en mi interior,

alegría y mucho asombro.

Desde aquí juro, no hay duda, 

todo se ve tan hermoso.

La vida es un sube y baja

que no hace ninguna pausa,

y en el va y ven, a su ritmo,

rebolotea la esperanza,

mariposas en la panza,

cantan grillos en la mente

respondiendo mis preguntas,

llueven piedras de algodón

que no golpean pero asustan,

suena el eco de un redoblante en mi corazón

porque amo, porque vivo, porque muero.

Crecen por el camino, árboles de sonrisas

que contagian su alegría y te pinchan como espino.

A lo lejos se distingue el canto de unas gaviotas

anunciando que se acerca 

un diluvio mágico, algo divino,

que al pasar deja el aroma a tierra mojada, 

que profundamente aspiro

transportándome al paraíso de mi infancia,

a los brazos de mi abuela, mi eterno alivio.

En ese preciso momento

logro ver el arco iris, 

que se asoma esplendoroso

y poco a poco sus colores

se me cuelan por los ojos,

formando lunas y soles

que me arrullan con canciones.

El mar tiene olas de estrellas

que brillan y me iluminan

reflejando mis pasiones

donde surge en mi memoria,

la imagen de mil amores

que han decorado mi vida

con frutos dulces y sin sabores,

que me han regalado motivos,

música, vino blanco,

café, poesía y mil flores

con pétalos de inspiración 

que al amanecer despierta mis pasiones,

inspirando a mi corazón,

para no darme por vencida.

Al abrir mis ojos sonrío, recobro la fe perdida

me levanto y prosigo feliz mi camino

así sea cuesta arriba.

-Valia Zipfel-

Superando la pérdida.

Sobre llevar la pérdida de un ser querido es sin duda uno de los mayores retos que los seres humanos podemos enfrentar. La muerte de la pareja, un hermano o un hijo, padre o madre, puede causar un dolor especialmente profundo. Aprendemos a ver la pérdida como una parte natural de la vida, pero aún así nos pueden embargar el dolor y la confusión, lo que puede dar lugar a largos períodos de tristeza y depresión.

Sumado a esto, durante casi 18 meses nos hemos enfrentado a demasiadas pérdidas, hemos perdido trabajos, relaciones, rutinas, hábitos, nuestra vida pues, han cambiado, ya no es lo que acostumbraba ser… para muchos también ha significado la perdida de la salud, para todos, la pérdida de la convivencia, los abrazos… y la parte más difícil, perder seres que amamos…

Y aunque todos reaccionamos de forma diferente a la pérdida,  y hacemos lo posible para superar, las investigaciones indican que es el paso del tiempo lo que les permite a la mayoría de las personas recuperarse de la pérdida, así como contar con apoyo de su entorno social y mantener hábitos saludables.

Aceptar la pérdida de alguien cercano puede tomar desde meses hasta muchos años, no hay una duración “normal” para el duelo. 

Si tomamos en cuenta que la mayoría de nosotros puede superar la pérdida y continuar la vida a pesar del dolor, nos damos cuenta de que los seres humanos, por naturaleza, tenemos una gran capacidad de resiliencia. Pero algunas personas lidian con el duelo por más tiempo del que tendrían que hacerlo, pues se sienten incapaces de llevar a cabo sus actividades cotidianas debido a que la emoción los atrapa, sumiéndolos en una ola de pena, tristeza, depresión y falta de motivación. Estas personas podrían pasar por lo que se conoce como duelo complicado y les podría beneficiar la ayuda de un profesional de salud mental calificado como un psicólogo que se especialice en el duelo.

¿Cómo superar la pérdida?

Esta es la pregunta que muchos se hacen, y para comenzar es necesario reducir el impacto que estas circunstancias excepcionales están generando en todos nosotros, ya que la pandemia ha transformado incluso la manera en la que estábamos acostumbrados a despedirnos de nuestros seres queridos y enfrentar de mejor manera el duelo, con un rito que marcaba la partida de este ser a otro plano.

Por este motivo, he elaborado una serie de pasos que puedes aminorar los efectos de perder seres queridos, trabajo, relaciones, etc, que tuvimos durante la pandemia y la post pandemia, ya que al momento de terminar definitivamente este período, aún quedaran secuelas que tendremos que superar.

  • Habla sobre tu pérdida. Al hablar de lo que te angustia o duele liberarás cortisol, la hormona del estrés, lo que permitirá que te sientas mejor. Actualmente, estamos aislados, pero eso no significa que estamos solos. Tenemos la tecnología a nuestro favor, así que es momento de utilizarla. Si bien es cierto que el contacto virtual no puede sustituir al contacto físico, también lo es que la cantidad de personas que se agrupan en las redes es mucho mayor que la que se podría agrupar físicamente.
  • Deja salir el dolor. El dolor, al igual que el miedo, es un sentimiento que puede paralizarnos, por lo tanto, es necesario enfrentarlo, para superarlo. En este caso, la mejor manera de hacerlo es permitiendo que salga, puedes hacerlo de diferentes maneras, la más lógica a lo mejor es expresándolo con palabras, ya que, como lo dije antes hablar de lo que nos angustia o duele libera cortisol. Al mismo tiempo, puedes permitirte llorar, las lágrimas son un bálsamo cuando duele el alma. Cada quien puede adaptarse a una manera diferente y muy personal de liberar su dolor, lo importante es que lo hagas.
  • Reconoce y acepta tus sentimientos. Después de la muerte de alguien cercano, se puede experimentar todo tipo de emociones. Es normal sentir tristeza, confusión, rabia, frustración, falta de motivación e incluso, agotamiento. Pero sobre todo es importante reconocer que te sientes de este modo, aceptar tus sentimientos y como ya dijimos antes, expresarlos, pues toda emoción reprimida puede convertirse en padecimiento físico que, tarde o temprano, pasará la factura en tu salud.
  • Cuida tu alimentación y estilo de vida. Comer bien, hacer ejercicio, estar activo durante el día y descansar debidamente te ayudará a superar cada día y a seguir adelante. Este es un proceso difícil, pero no eterno. Recuerda no descuidarte, ni descuidar a tu familia, para que cuando pase la tormenta, puedan retomar sus vidas de la mejor manera posible.
  • Busca apoyo Si sientes que tus emociones se te salen de control o que no puedes superarlas, quizás hablar con un profesional, ya sea un psicólogo o buscar el acompañamiento de un coach para superar el proceso de duelo, pueda apoyarte en el proceso, ya que es más fácil comprender tus sentimientos y recuperar el sentido de la vida para que puedas continuar. Dicho apoyo te puede ayudar a desarrollar resiliencia y a buscar estrategias y herramientas para superar el dolor o tristeza que sientes por la pérdida.
  • Apoyar a otros que están pasando por lo mismo. Al apoyar a otras personas que están viviendo lo mismo que tú, te sentirás mejor, puesto que compartir estas experiencias con otros hace más llevadero el proceso de recuperación, ayudándote a lidiar con la pérdida a manera de catarsis, que sanará tu dolor al mismo tiempo que alivias el dolor de otros.

Para terminar, quiero recordarte que esta situación no va a durar para siempre. Llegará el momento en que vamos a poder abrazar de nuevo a nuestros seres queridos, el contacto físico y claro, los rituales de despedida, que nos ayudan a aceptar la pérdida o a que sea un poco más digerible emocionalmente. Mientras tanto, enfócate en mantener viva la esperanza, cuidando de ti y los tuyos y no ocultando tu dolor, más bien abrázalo, siéntelo y deja que fluya para que a tu ritmo pueda ir superándolo. Y no olvides que en tiempos de pérdidas la guerra tiene lugar afuera, pero la batalla se gana dentro de tu mente.

Espero que estos consejos te apoyen en esta dura situación y sean de bendición en tu vida. Me despido como siempre, dejándote una sonrisa para continuar el camino. Hasta la próxima!!

Un fuerte abrazo virtual, Valia.

Sé como el colibrí, pequeño en tamaño pero enorme en su habilidad de ser

Ser va mucho más allá de lo que cualquiera en el planeta puede pensar. Ser tiene tan solo 3 letras, pero su significado abarca demasiados términos que van desde adjetivos, hasta valores humanos, pasando por supuesto por toda una gama de acciones, pensamientos y sentimientos que pueden poseerse al ser.

Muchos dicen por ahí que uno puede llegar a ser lo que uno quiera, y es verdad. Sin embargo el ser, el querer ser o el dejarte ser son claramente diferentes situaciones en las que a diario miles de personas se encuentran atrapados, sin lograr en realidad ser.

Y ¿qué es ser?… la RAE define Ser como:

1. Verbo que sirve para afirmar del sujeto lo que significa el atributo. Mostrando además su sinfín de conjugaciones.

2. Esencia o naturaleza. Cosa creada, especialmente las dotadas de vida.

En primer lugar, creo que “ser” es mucho más que un verbo. En segundo lugar, está definitivamente muy lejos de ser simplemente una “cosa”.

Un ser es desde mi percepción un ente, que la misma RAE define como: Lo que es, existe o puede existir.

Entonces, mi definición de “ser” es un ente natural, lleno de energía, esencia, emociones, pensamientos, sentimientos y que puede tomar acción para proyectarse ante los demás. Y en este tomar acción, me refiero a aprender, educarse, entender o captar maneras de transformarse y convertirse en memorable logrando ser todo lo que desea ser, para dejar huella, permaneciendo así en la mente y vida de otros seres, aún cuando trascienda a un plano más elevado de existencia o incluso, al dejar de existir. Un “Ser” definitivamente es creado por un “Ser superior”, al cual personalmente le llamo Dios.

Una de las citas más famosas de la literatura universal y del arte dramático, escrita por William Shakespeare en 1603, en la primera frase del monólogo del personaje Hamlet, en la obra de teatro del mismo nombre, que dice: Ser o no ser, ésa es la cuestión”. En esta frase se encierra el tremendo dilema que ha permanecido en todas las generaciones desde la creación del ser humano y que a su vez inquieta de gran manera nuestra existencia al saber que podemos ser todo aquello que queramos ser, sin olvidarnos de enfrentar las situaciones que nos embargan.

Y es que todo ser humano puede crear su propio destino basándose en aquello que quiere ser, pero también es importante tomar en cuenta que existen tantas ataduras que no nos permiten ser, creencias que nos limitan, miedos, valores que son inquebrantables para muchos y es necesario cumplir con ellos para lograr una vida intachable, que van generando lugar a que dudemos de nuestras capacidades, a que tengamos miedo a equivocarnos o a no ser lo suficientemente buenos para ser y que nos convierte en seres paralizados ante la indecisión de la acción que bien sabemos hay que tomar entre ser, o no ser justamente.

Paradójicamente, muchos, a pesar de luchar en contra de sus ideales, deciden quedarse así, estancados, como anestesiados ante el miedo, y ven desfilar sus días perdiendo la ilusión y la pasión de ser. Algunos dirán que es cobardía a enfrentar sus miedos, otros lo verán como valentía a renunciar a eso que siempre han querido ser… pero realmente ¿cuál es la decisión correcta?

¿Es acaso una vida de censura, de anulación, de conformismo la que nos merecemos? ¡Ya lo creo que no! Porque estamos aquí para Ser, para morir un día, pero satisfechos de haber logrado ser, en toda la extensión de la palabra, sin que nada se nos escape, sin guardarnos sonrisas, sin opacar la mirada, sin sentirnos vacíos, solos o tristes, porque aunque no tengamos nada material, contamos con todo nuestro ser y eso debería ser suficiente para avanzar en el camino de lo que queremos lograr.

Pero nos atamos, nos creemos las mentiras del mundo y aceptamos que quizás soñamos exageradamente, agachamos la cabeza, clavando la mirada al suelo y pensando que poder ser es solo un privilegio para los protagonistas de cine o televisión, en donde al final todos obtienen lo que sueñan, quieren o merecen.

Llega un momento para todo ser en el que necesita preguntarse qué quiere ser. A partir de ahí no volverá a ver la vida de la misma manera. A partir de ahí habrá de tomar una decisión. Si decide no ser, seguirá su vida y no pasará nada.

Sin embargo, si decide ser, pero sobre todo ser un ser de luz, una infinidad de oportunidades se comenzarán a abrir ante sus ojos, como abanico de mil colores, permitiéndole darse cuenta de que la decisión que la decisión tomada ha sido su salto de fe, su boleto a convertirse en un ser lleno de grandeza. Todos podemos, por derecho divino tomar la decisión de realizarnos de la manera que deseamos, desde nuestro ser.

No se de donde me ha salido la inspiración para escribir esta entrada, solo sé que yo decidí ser hace mucho tiempo y es una decisión que tomo cada día de mi vida, a pesar de que muchas veces he perdido el camino, he equivocado la ruta y me he impuesto obstáculos por miedo, por dudar, por no terminar de creer que si puedo ser todo lo que deseo ser.

Entre tantos ejemplos que hay para poder ser, yo elijo cada día ser como los colibríes, que a pesar de ser la mas pequeña de las aves, es la única capaz de volar en todas las direcciones, tiene más energía que cualquier otra y el don de transmitir alegría a donde sea que va.

Me inspira su tenacidad, su gracia, su simpatía, la libertad con la que se mueve y vuela, sus ojos saltones y llenos de ternura que buscan incansablemente una flor, un bebedero o cualquier fuente de néctar para poder mantener su energía. Me contagia de alegría el movimiento de sus alas, su canto constante y armonioso cómo agradeciendo cada segundo de sus vidas. Me motiva verlos tan pequeños y al mismo tiempo sentir como causan tantas emociones en mi ser, su colorido tornasol que parece mágico y verlos aparecer y desaparecer, así sin más, para llenar mi día con una sonrisa, dejando en mi un dulce recuerdo.

Dios no nos dotó con alas, pero nos regaló el inmenso don del libre albedrío, por lo que siempre podemos elegir lo que queremos ser y hacer. ¿Cómo conseguirlo? Conecta con tu interior, reconoce tu valor, busca las respuestas en el silencio, en las señales que Dios te envía día a día, todo lo que necesitas para SER ya está en ti, por lo tanto, no necesitas buscarlo en otras personas o demostrarle a nadie que eres valioso, talentoso, virtuoso, capaz o suficiente para ser lo que deseas y estar donde quieres. Encuentra algo que te inspire, te motive, te apasione, te ilumine… y cuando estés listo, abre tus alas y vuela!!

Deja de vivir para otros o a través de otros, deja de intentar cumplir con etiquetas sociales que anulan tu ser, deja de permitir que otros decidan por ti, porque la vida es tuya, te pertenece y tu SER también. Procura que cada día tu esencia fluya al ritmo que tu marques, sonríele a cada situación que se te presente, puede ser que sonreír no resuelva tus problemas, pero estoy segura que te hará sentir mucho mejor. Y cada día reserva por lo menos 15 minutos para conectar con tu interior, 15 minutos para hacer algo que realmente disfrutes, 15 minutos para hacer algo que apoye en tu crecimiento integral y 15 minutos para ejercitar tu cuerpo.

Que tu felicidad dependa de la libertad de ser quién eres, jamás de un disfraz para agradar a los demás. Cree en ti, porque nada es imposible cuando crees que puedes y eres, confiando en que Dios te dará todo lo necesario para lograr tu propósito de vida que está íntimamente ligado a tu SER, y es justamente donde se encuentra La Grandeza de Tu SER.

Ánimo, no te detengas hasta ser quien quieres ser y estas donde deseas estar. ¡Tú Puedes! Me despido, no sin antes dejarte una sonrisa para continuar el camino. Hasta la próxima. Con amor, Valia.

Crece a tu propio ritmo.Crece a tu ritmo, cree en ti, fluye y vive plenamente y en libertad!!! Házlo por tí!!!

7 acciones que afectan tu vibración

Somos seres vibrantes y cada vibración que emitimos es equivalente a un sentimiento que está lleno de energía. Hay dos especies de vibraciones, positiva que es una vibración alta y negativa que es una vibración baja. Muchas veces no estamos conscientes de que existen este tipo de acciones que afectan de manera directa no solo la energía que emitimos, sino también nuestra vida en general, por lo que es importante estar al tanto de que el Universo también es energía y como bien lo explica la física cuántica, las energías similares se atraen y las diferentes se repelen. Por lo que, si aprendes a vibrar en una frecuencia alta, atraerás más de esta vibración repeliendo todo lo negativo, y al contrario, si vibras en una frecuencia baja.

Por lo que hoy quiero compartir contigo estas 7 acciones puedes tomar en cuenta para mantener tu vida y tu ser en una vibración alta, o sea, positiva.

1º – * Pensar en positivo *
Cada pensamiento emite una frecuencia al universo y esta frecuencia vuelve al origen, por lo que si tienes pensamientos negativos, todo esto vuelve a ti. Por eso es tan importante que cuides la calidad de tus pensamientos, aprender a identificar el momento en el que tienes pensamientos negativos y cambiarlos, logrando así cultivar pensamientos más positivos.

2º – * Rodearte de personas que estén en alta frecuencia *
Las personas que te rodean influyen directamente en tu frecuencia de vibración. Si te rodeas de personas felices y positivas, también entrarás en este nivel de vibración. Pero si te rodeas de gente pesimista y que se queja de todo, ¡ten cuidado! Pueden reducir tu frecuencia y evitar que utilices la ley de atracción a tu favor.

3º – * Cuidar todo lo que escuchas *
La música, como todo lo que escuchas tiene mucho poder en tu mente que lo recibe. Si solo escuchas música que habla sobre traición, tristeza, etc. o programas de radio, podcast o contenido que no te edifique, esto interferirá con lo que estás sintiendo. Por favor, presta atención a la letra de la música que escuchas y muchas veces cantas y hasta le pones sentimiento. Recuerda: atraes exactamente lo que sientes en tu vida. Por lo que es esencial que elijas bien todo lo que escuchas a manera que sea contenido de valor, o que te haga sentir feliz, lleno de energía y buena vibra.

4º – * Cuidar lo que miras *
Cuando ves programas, películas, contenido en general que trata sobre desgracias, miedo, etc. tu cerebro acepta esto como una realidad y libera una química completa en tu cuerpo, pues al verlo también lo sientes. Pasa lo mismo que con lo que escuchas, aunque verlo es más fuerte aún porque puedes sentirlo de manera más real, lo que afecta tu frecuencia de vibración. Enfoca tu atención en ver contenido que te haga sentir bien y vibrar a una frecuencia más alta.

5º – * Organizar y cuidar tu entorno *
Ya sea en casa, en el trabajo, en tu auto, o donde sea que este y pases mucho tiempo, toma en cuenta que mantenerte en un entorno desordenado y sucio, también afectará tu frecuencia de vibración. Organiza y limpia todos los lugares donde permanezcas tiempo y trata de mantenerlos limpios y agradables para tí, colocando cosas que te gustan, con mensajes positivos o que representen recuerdos que valoras. Muéstrale al universo que cuidas lo que ya tienes y que estás en condiciones de recibir mucho más.

6º – * Elige bien tus palabras *
Si afirmas o hablas mal sobre situaciones, personas o sobre ti mismo, esto afecta tu frecuencia de vibración. Para mantener tu frecuencia alta, es esencial eliminar el hábito de quejarse y hablar mal de los demás, sobre todo de ti mismo… Reflexiona sobre las palabras que utilizas a diario para dirigirte a los demás, pero piensa especialmente en cuál es tu diálogo interno. Recuerda que tus palabras tienen poder, y todo lo que digas y creas, tarde o temprano se volverá una realidad para ti. Es posible que de pronto pienses ciertas cosas, pero trata de estar atento para que esos pensamientos no salgan de tu boca y al identificarlos puedas cambiarlos por otros más positivos. Pero nunca, nunca, nunca los digas.

7º – * Mantén una actitud de gratitud *
La gratitud afecta positivamente tu frecuencia de vibración. Este es un hábito que debes integrar en tu vida a partir de hoy y en todo momento. Comienza a agradecer por todo, por lo que has experimentado y prepárate para ver y disfrutar grandes cambios positivos en tu vida.

Espero que estas acciones te apoyen en el proceso de crear la vida que sueñas, vibrando siempre alto y emitiendo energías que pronto llenarán tu vida de experiencias y situaciones más positivas.

Recuerda ser congruente en todo, piensa, habla y actúa bonito, tal vez no soluciones tus problemas, pero te aseguro que ¡vas a sentirte mejor! Te deseo como siempre lo mejor y me despido, no sin antes dejarte una sonrisa para continuar el camino.

Con amor,

Valia Zipfel.-

Los Pilares de Tu Grandeza

Como bien lo ha dicho el reconocido cirujano, escritor y conferencista Dr. Mario Alonso Puig “Todos los seres humanos poseemos grandeza” y está en lo correcto. Hemos sido creados por el más grandioso ser existente de todos los tiempos y de todo el todo tal como lo conocemos, por lo tanto poseemos parte de su grandeza ya que somos su más perfecta creación. Basta con darnos cuenta de todo lo que hemos logrado a través del tiempo y estar conscientes de nuestro potencial. Pero si queremos ir un paso más allá, podemos también tomar consciencia de lo increíble que es nuestro cuerpo y su funcionamiento, además de la capacidad que tenemos para co-crear nuestro mundo exterior, de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, es decir, a todo lo que hay en nuestro interior. Sí, poseemos una grandeza infinita, sin embargo, nos cuesta darnos cuenta, cómo no podemos entenderlo o encontrar una explicación lógica, entonces simplemente no lo creemos, y ahí yace nuestro más terrible error.

No creer o dejar de creer que somos especiales, importantes, inteligentes, creativos, únicos, perfectos… en una palabra: Grandiosos, es lo que nos lleva a buscar respuestas en los lugares equivocados. Respuestas sobre el amor, sobre la vida, sobre la fantástica creación que somos. Si tan solo desde pequeños nos enseñaran a reconocer, apreciar y fortalecer nuestra grandeza, seríamos adultos más asertivos, más compasivos, más generosos, nobles, amorosos y por supuesto más felices al abrazar la grandeza de nuestro ser.

Puede ser que tú aún no estés consciente de esto, por lo que sigues buscando en los lugares equivocados. En este capítulo quiero compartir contigo el significado de granadeza y en dónde es que puedes encontrar la Grandeza de tu ser.

Grandeza es una palabra con la que se puede definir el tamaño excesivo de algo respecto a otra cosa. Pero también puede significar poder, majestad o hacer referencia a cualidades de una persona para expresar que esta tiene características de nobleza o que es admirable por sus acciones.

Cuando se habla de que una persona tiene una enorme grandeza. Significa que tiene peso o que es un referente social dentro de un espacio. En muchos de los casos este tipo de personas son consideradas como líderes, que dejan una huella imborrable a pesar de que llegue un momento en que no estén presentes.

La grandeza del ser humano

Se dice que el ser humano posee una enorme grandeza por ser único, valioso por sus acciones, conocimiento, voluntad, dotado de mucha inteligencia, capacidad de motivación y superación. Es decir, que posee aspectos intangibles, pero de mucho peso y valor.

La Grandeza del Ser, entonces, podemos decir que está compuesta por diversos aspectos que componen a una persona y que definen su carácter y disposición. Por lo que proyecta un tipo de personalidad caracterizada por alguna habilidad que lo hace destacar, gozar de integridad,  actuar y pensar libremente, y ser persistente, porque no se deja caer por los fracasos que pueda encontrarse en su camino.

Además son seres a lo que se les considera por ser solidarias y que piensan en el bien de los demás. A pesar de que estas características hacen que la persona goce de mucha admiración y que sin pensarlo se convierta en alguien importante, la humildad que poseen los hace más admirables aún, pues no se jactan de sus logros, o de su grandeza es sí.

Las personas que poseen grandeza siempre comparten sus experiencias con los demás con el fin de agregar valor a la vida de otros, inspirándolos a la realización de sus sueños y logro de sus metas como parte de el propósito personal que cada ser humano tiene en la vida.

Dicha grandeza está cimentada en ciertas bases, en ciertos pilares que no son más que actitudes, virtudes y acciones que tomamos a lo largo de nuestra vida y que nos permiten discernir al momento tomar las decisiones correctas, que a su vez hacen que se mantenga dicha grandeza en nuestro interior. Pero como podemos identificar estos pilares, cuales son y como ponerlos en práctica y especialmente fortalecerlos para que nuestra grandeza sea inquebrantable? Bien, pues esto es lo que hoy vamos a descubrir a continuación.

Mis palabras de poder

En algún momento, pude darme cuenta de que el mundo está lleno de mucha negatividad e indiferencia y que es necesario combatirlo con positivismo y de oscuridad que hay que iluminar con amor. Pero para poder hacerlo para el mundo, es necesario comenzar por uno mismo. Así que en determinado momento de mi vida, decidí comenzar a contagiar al mundo con motivación que principalmente me motivaba a mí. En ese proceso, identifiqué algunas palabras que me hacían sentir poderosa en el proceso de recuperar la confianza en mí.

Estas palabras se convirtieron en mis pilares y me han acompañado a lo largo de mi proceso personal de aprendizaje, crecimiento y transformación, en diferentes experiencias y momentos en los que pensé no poder más.

Hoy quiero compartir con ustedes estas palabras que han sido determinantes en mi vida y que he decidido bautizar como los pilares que me apoyaron en el descubrimiento de mi grandeza y sé que podrán también apoyarte a ti. 

Estas palabras son Fuerza, Coraje, Valor, Resistencia y Fe, que son poderosas herramientas de luz, que empoderan, pueden evitar que te rindas, que vuelvas a ponerte límites, que dejes de sonreír y que por ningún motivo dejes de creer en ti.

En estas palabras se encierra para mí el poder de continuar, de seguir adelante en el camino alcanzando metas, sin desistir y convirtiéndote en una persona resiliente, convencida de que sí se puede salir adelante, a pesar de todo.

Estas palabras convertidas en pilares son: fuerza, coraje, valor, resistencia, paciencia, y fe. Y si las lees así nada más, puede que no comprendas porqué son parte de estos pilares, sin embargo, si profundizas un poco en cada una de ellas, descubres el inmenso valor que esconde cada una de ellas al momento de practicarlas y transformarlas en hábitos que practiques a diario en tu vida.

FUERZA

La fuerza, y no me refiero a la fuerza corportal sino a la fuerza interior, es la capacidad para protegernos ante la adversidad manteniendo una actitud positiva, esperanzadora y optimista que nos permita proyectarnos al futuro confiando en nuestros recursos para lidiar con el problema.

Cuando reconoces en dónde estás, es decir, cuanto has avanzado y que tan cerca o lejos estas de lograr eso que quieres, entonces podrás tener más claro lo que te hace falta. Y si por algún motivo sientes que no puedes levantarte, que no puedes seguir, entonces agarra Fuerza. Recuerda que el deseo de triunfar está en tu mente, pero las fuerzas para lograrlo están en tu corazón.

Por muy mala que sea la situación, busca motivos en tu corazón, yo recuerdo que en momentos muy difíciles siempre encontraba fuerzas cuando recordaba los ojos de mis hijos, sus sonrisas, el canto de mi abuelita mientras regaba las flores de su jardín, el closet de mi mamá en donde descubría siempre tesoros invaluables como pulseritas hechas por ella o cualquier cosa que tenía su olor impregnado y que tomaba prestadas, a veces sin decirle, solo para sentir el olor de mi mama cerca de mi , y  así, detalles que para otros podrían ser insignificantes, pero que para mi valían mucho y llenaba mi corazón de fuerza para seguir adelante.

CORAJE

El Coraje tiene que ver con la capacidad de vencer el miedo y moverse hacia adelante en la dirección de tu pasión o tus metas.

Coraje es similar a la valentía. A ser una persona valiente.

Si, tener el coraje de enfrentarte a tus fantasmas del pasado y quitarles el poder de creer que aún pueden dañarte, tener el coraje de mirarte al espejo y decirte que lo vas a volver a intentar una y otra vez hasta que el miedo te tenga miedo, tener el coraje de enfrentar de una vez por todas las inseguridades que crecieron dentro de ti y te frenan y te hacen caminar en círculos hacia ninguna parte porque estabas buscando todo lo que necesitas en el lugar equivocado: afuera de ti. Cuando todo eso y más lo tienes adentro, en tu interior. Solo es cuestión de decidir reencontrarte y volver a creer en ti.

VALOR

Uno de los paradigmas equivocados más comunes que me he encontrado es que pensamos que las personas valientes son las que no tienen miedo cuando en realidad todos sentimos miedo. Los valientes son aquellos que no se dejan dominar por el mismo y se mueven hacia adelante.

Aunque no lo creas todo aquel que quiere crecer, siempre está en la búsqueda de actividades y nuevos horizontes en su vida que le causa miedo.

El valor no significa que no tengas miedo, sino que a pesar del miedo tengas el coraje de enfrentarte a lo que provoca tu miedo, y en especial enfrentarte a ti misma, y a callar esa parte de ti que te dice que no vas a poder, como un eco del pasado que te repite las mismas palabras de aquella persona que no te permitió volar. Valor para vencer el miedo de que posiblemente de nuevo vuelvan a engañarte, o peor aún a derribar ese muro que tú misma has puesto que no te permite moverte por el temor de que salgas lastimada de nuevo, de alguna manera… y no desmoronarte mientras sonríes y proyectas seguridad, confianza y humildad, esperando volver a avanzar.

RESISTENCIA

Y cuando sientes que ya no tienes fuerzas y estas a punto de rendirte, es entonces, cuando debes resistir, solo un poco más… respirar profundo y creer en ti, solo un poco más… y no desistir.

La resistencia tiene que ver con la capacidad que tienes de soportar el rechazo sin que te desanime al punto de renunciar a tu proyecto o propósito de vida.

¿Quieres alcanzar la grandeza? Pues desarrolla una coraza, una piel de rinoceronte, un corazón de león. Prepárate para recibir golpes, rechazos y caídas… y recíbelos con gusto porque recibirlos indica que estás en el camino de los que se atreven.

Resistir a todo tu dolor, a todo tu miedo y extender tus alas después de haberlas remendado con fuerza, coraje y valor, y lanzarte a volar confiando en que esta vez llegarás, al menos un poco más lejos que la última vez.

Es el momento de retomar tus ilusiones, de dejar que fluya toda tu motivación, de dejar atrás lo que te lastimó y darte cuenta de que eso que alguna vez te lastimó ya no puede volver a lastimarte porque ya pasó. Es momento de darte cuenta de que este es tu momento para resurgir, para reverdecer, retoñar y revivir.

FE

Hebreos 11, nos dice:  “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

La fe es la creencia, confianza o asentimiento de una persona en relación con algo o alguien y, como tal, se manifiesta por encima de la necesidad de poseer evidencias que demuestren la verdad de aquello en lo que se cree. La palabra proviene del latín fides, que significa ‘lealtad’, ‘fidelidad’.

Romanos10:17 dice, “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios

Creer en ti…. Por mucho tiempo escuché esa voz que me decía: “No puedes”… la escuché tanto que, casi le creo. Hoy, he escuchado muchas voces que dicen lo contrario, tanto, que también temo creerles.


Por eso, un día decidí volver a creer en mí con todas mis fuerzas, dar lo mejor y confiar en que Dios abrirá las puertas necesarias y cerrará las que haga falta para que yo logre mi propósito, con fuerza, coraje, valor, resistencia y mucha fe. Hoy creo que todo es posible, no por mí, sino por Él. Y lo agradezco.

Unidas a estas 5 palabras principales, en el camino descubrí que desarrollar humildad, pasión, propósito e inteligencia emocional, también era determinante para sostener la Grandeza de tu ser y que sin estas, las anteriores estaban incompletas, así que las uní a los pilares.

Humildad

La humildad es una virtud moral que posee el ser humano contraria a la sobervia. Consiste en reconocer las habilidades, cualidades y capacidades propias, y aprovecharlas para obrar en bien de los demás, sin decirlo.

Una persona humilde, puede decirse que es avenible, digna de confianza y que se adapta a las diferentes situaciones de la vida, especialmente cuando no existen lujos o comodidades que le provean una vida de abundancia, materialmente hablando.

Una persona humilde generalmente posee modestia y vive sin mayores pretensiones: alguien que no piensa que es mejor o más importante que otros.

La humildad es una virtud que se basa en ser conscientes de las limitaciones e insuficiencias que se poseen, y en actuar con conciencia. Más exactamente, la humildad es la sabiduría de aceptarnos tal cual somos, sin pretender ser más, con aceptación total estando conscientes del potencial que poseemos, pero sin jactarnos de ello.

Es por lo tanto la humildad totalmente necesaria para fortalecer los estos pilares, porque es la base de la verdadera grandeza.

Pasión

La pasión es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad, y otros.

Es pues, un sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad, te inyecta energía para continuar, te permite visualizar, soñar y por lo tanto crear desde tu interior todo aquello que has deseado.

La pasión se caracteriza por la atracción y el deseo que sentimos por desarrollar cierta actividad. Mientras dura, parece que nada es más importante que esto, no vemos problemas que no se puedan resolver y creemos que podremos superar todos los obstáculos por la fuerza de la pasión que tenemos en dicho proyecto.

Sin pasión es imposible desarrollar tu grandeza, y es importante que dicha pasión sea bien dirigida hacia el logro de las metas y objetivos que te llevarán a encontrar tu propósito en la vida.

Propósito.

Tener un propósito es contar con un objetivo que deseas alcanzar, es la determinación firme de lograr algo.

Un propósito es la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción. Se trata del objetivo que se pretende alcanzar. Este término indica la finalidad, la meta de una acción o de un objeto.

Al hablar de “propósito de vida” se hace referencia al sentido que una persona le puede dar a su vida. Responde a preguntas existenciales como “por qué” y “para qué”. Está relacionado con la necesidad del ser humano de encontrar un significado y una finalidad a su propia existencia. De esta forma se reflexiona sobre qué sentido tiene la vida para una persona y cuál puede ser su objetivo vital.

Existen varias corrientes filosóficas y religiosas que tratan sobre este tema. Tradicionalmente, se suele hablar de “ser feliz”, “crecimiento personal” y “encontrar la plenitud” como algunos ejemplos de propósitos de vida. En este sentido, el desarrollo y la realización de la persona destacan como algunos de los propósitos de vida más sugeridos.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es una parte de ti que afecta todos los aspectos de tu vida. La comprensión de las causas fundamentales de tus emociones y cómo usarlas puede ayudarte a identificar de manera eficaz lo que eres y cómo interactúas con los demás.

Para lograr con eficacia tus objetivos adquiriendo inteligencia emocional, es importante que estes consciente de que necesitas generar un cambio en ti.

Saber qué emoción estás exhibiendo o entender la razón de esta no es suficiente para manejar tus emociones. El manejo de las emociones es una tarea consciente y activa. Esto se puede hacer de varias maneras. El objetivo general es establecer las estrategias que utilizan sus emociones para ayudar a lograr una meta en lugar de permitir que tus emociones te utilicen para crear un resultado inútil.

Es importante recordar que las emociones no son el “enemigo”. Contienen información valiosa que, si se utiliza correctamente, puede ayudar a tomar decisiones sensatas.

La inteligencia emocional es “la capacidad de percibir las emociones, de acceder y generar emociones con el fin de ayudar a pensar, de entender las emociones y el conocimiento emocional, y para regular reflexivamente las emociones con el fin de promover el crecimiento emocional e intelectual” (Mayer-Salovey, Modelo de Inteligencia Emocional de Cuatro Ramas).

Enfocarse en la importancia de la Inteligencia Emocional y desarrollar habilidades tiene muchos beneficios. Específicamente, afecta la toma de decisiones, las relaciones y la salud.

Toma de decisiones. Tener conciencia de tus emociones, de dónde vienen y qué significan, pueden permitir que tomes un enfoque más racional y bien planificado para cómo vas a tomar una decisión específica.

Relaciones. Cuando uno es capaz de entender por qué los demás son como son y por qué reaccionan como lo hacen, uno tiende a ganar más aprecio por los demás y lo que son, lo que a su vez puede conducir a relaciones más fuertes, tanto de negocios como personales.

Salud. Muchas veces, la agitación interna se expresa como enfermedades físicas. Albergar emociones siempre negativas puede llevar a mayores niveles de estrés en el cuerpo, lo cual puede dañarlo temporal o fatalmente.

Tener emociones es una parte inherente de todos los seres humanos. Comprender las emociones y aprender a utilizarlas es responsabilidad de cada persona. Esto te permite tener el control de tus reacciones ante las diferentes situaciones de la vida, ante las acciones de los demás e incluso ante tus mismas acciones, por lo que tu capacidad de tomar decisiones se fortalecerá permitiéndote hacerlo con objetividad. Es por eso que el manejo acertado de tus emociones también forma parte de la grandeza de tu ser.

Como puedes ver, cada uno de estos pilares son una pequeña pieza del rompecabezas que conforma esa grandeza que existe en tu ser y que al practicar de manera habitual, tienen el poder de convertir dicha grandeza en algo inquebrantable.

Hasta aquí este capítulo de La Grandeza de Tu Ser, que espero te sirva para descubrir y fortalecer esa Grandeza que vive dentro de ti.

Me despido como siempre dejándote una sonrisa para continuar el camino. Hasta la próxima.

Valia Zipfel.-

Une tu pasión con tu propósito y emprende desde tu esencia.

Vivir con pasión y propósito es algo que está directamente relacionado con hacer en tu vida algo que ames, que te guste y hacer de esta actividad una constante en cada uno de tus días.

Normalmente, estamos alejados de nuestra pasión debido a que nos entregamos de lleno a vivir la vida de acuerdo a lo que hemos aprendido, complaciendo a otros, preocupados y ocupados en lograr “tener” esto y aquello, en vez de procurar simplemente ser, logrando satisfacción personal, profesional, alcanzando éxito y bienestar para tu vida, descubriendo tu propósito.

Muchos le temen a vivir una vida diferente a la que hasta hoy han tenido, sin embargo los últimos acontecimientos mundiales nos han llevado a descubrir nuestro potencial y la capacidad que todos tenemos de salir adelante. Miles de personas se han quedado sin empleo y esto les dio la oportunidad de comenzar a hacer algo que disfrutan más para ganarse la vida, combinando estas actividades con sus responsabilidades familiares, generando ingresos desde casa y obteniendo al mismo tiempo un poco de libertad al momento de realizar aquello a lo que han decidido dedicarse.

Eso es emprendimiento, cuando apuestas por aquello que te apasiona y das tu salto de fe para realizarlo con amor y energía. Y tener una pasión funciona muy bien para desarrollar proyectos basados en esta, que te hagan ponerte creativa y esto te permita exponer al mundo tu potencial, desde tu esencia, con lo que te apasiona… sin embargo hay un ingrediente esencial para que todo emprendimiento cobre vida, tenga fuerza y puedas expresarte desde tu interior y es combinar esta pasión con tu propósito de vida. Cuando identificas tu propósito de vida, grandes cosas comienzan a suceder.

Es por eso que hoy yo quiero preguntarte: Realmente amas lo que haces, realmente te identificas con ese trabajo que tienes? Probablemente si, pero las cifras mundiales indican que el 88% de las personas desean emprender para dedicarse a algo que realmente les guste.

Así que vamos a hablar de tus sueños… de qué es lo que te gustaría hacer con tu vida y quiero que te preguntes lo siguiente: qué harías si no tuvieras miedo, Qué harías si contaras con todos los recursos necesarios para lanzarte a realizar aquello que siempre has soñado… mmmmm

Cuantas veces has dejado engavetados tus sueños, porqué tienes que enfrentar responsabilidades, porque necesitas trabajar (aún sea en algo que no disfrutes)  para ganar dinero, para obtener más conocimientos, graduarte y así lograr el tan anhelado éxito. pero conforme la vida pasa, te das cuenta que a lo mejor no es tan fácil, aunque sabes qué? siempre hay maneras de logarlo.

La base más importante es tu auto estima, que entiendas y aceptes tu valor, y de ahí generes todas las oportunidades poniendo de manifiesto tu potencial y las capacidades con las que Dios te ha dotado para salir adelante.

No te estoy diciendo que dejes tu trabajo y salgas a cumplir tus sueños sin tener antes un plan establecido… OJO!!! Es sumamente importante que atiendas a tus deseos desde tu corazón, pero también toma en cuenta la razón!!!

La clave parar emprender desde tu esencia está en la conexión con la persona más importante de tu vida: tú. Si estás conectada contigo misma, podrás conectarte con tu propósito con esa misión que tienes en la vida.

Descubrirlo te puede llevar tiempo, pero te aseguro que cuando lo tengas claro, podrás tener claro también el camino a seguir para el logro de tus objetivos personales y de emprendimiento.

Hace algunos años, un buen amigo me dijo: cuando tu pasión se cruza con tu propósito, los milagros comienzan a suceder.

Y es que emprender en medio de la crisis, u ocasiones como la que estamos viviendo, se ha convertido en la balsa que puede salvar tu vida, porque no solamente te permite decidir tu camino, las herramientas para que tu balsa flote y soporte tormentas, huracanes o el intenso calor del sol, sino también de elegir tu propio destino.

Entonces qué es lo que te estoy diciendo: bueno, en primer lugar que identifiques tu pasión para luego descubrir tu propósito. Deja de querer tener, tener, tener, esto y aquello y lo otro…. mas bien enfócate en ser, en descubrir qué disfrutas, que te gusta… deja de lado los delirios de grandeza para dar paso a vivir una vida de grandeza desde tu interior.

Qué es lo que amas, lo que haces bien, como puedes convertirlo en un emprendimiento un proyecto de vida sostenible para ti y ponerlo de servicio al mundo, esto una vez en una conferencia en Guatemala de Yokoi Kenji, el famoso colombiano japonés al que todo el mundo le dice chino, y según él es lo que se conoce como el IKIGAI, que es una antigua palabra japonesa que significa algo parecido a tu razón de vivir. Encontrar tu ikigai es entender qué es lo que te hace levantarte de la cama todas las mañanas con energía y alegría.

Normalmente, estamos alejados de nuestra pasión debido a que nos entregamos de lleno a vivir la vida de acuerdo a lo que hemos aprendido, complaciendo a otros, preocupados y ocupados en lograr “tener” esto y aquello, en vez de procurar simplemente ser.

Quiero que hoy con este artículo te motives e inspires a descubrir que existe una manera en la que puedes tomar la decisión de seguir tus sueños,  logrando satisfacción personal, profesional y alcanzando éxito y bienestar para tu vida, y es descubriendo tu propósito. Por eso es que voy a compartir contigo algunos pasos claves que te pueden apoyar para descubrir tu pasión y propósito:

  •  Cómo Identificar tu pasión.

Lo primero y más importante es que identifiques cuál es tu pasión, ¿qué es eso que amas hacer, que te llena de vida y que te quita el sueño?

A penas estaba iniciando mi camino de transformación cuando alguien me dijo: si hay algo que te apasiona, y a lo que quisieras dedicarte toda la vida, no lo dejes por un lado, y dedícale por lo menos 15 minutos cada día… llegará el momento en el que, sin darte cuenta, vas a estar haciendo eso y solo eso durante todo el día… e incluso, te van a pagar por hacerlo.

Evalúa en qué eres buena, porque eso te servirá para conectar y apoyar a los demás por medio de tu pasión. Tus habilidades son el conjunto de capacidades que tienes para hacer algo. Algunas son innatas, aunque no las descubres hasta que te pones en contacto con tu esencia, pero otras debes adquirirlas.

Porque con tus habilidades eres capaz de mejorar la vida de muchas personas.

si en algún momento no sabes hacer algo, apréndelo. No te cierres las puertas diciendo que no puedes. No es verdad, sí puedes, solo tienes que aprender o encontrar la manera de solucionar lo que alguien ve como un problema y que tu, puedes ver como una oportunidad.

Tu mente y tu actitud pueden ser tus peores enemigas o tus mejores aliadas. Depende de ti. Y mientras estés vibrando en una onda negativa, nada cambiará.

En el momento en que cambies tu forma de pensar, tu entorno comenzará a cambiar y lograrás ver todas las oportunidades que Dios tiene para ti. Recuerda que eres lo que piensas… y no olvides que sos vos quién decide qué pensar.

Ahora bien,  vamos al punto más importante de todo esto: ¿como encontrar tu propósito?

Sin propósito nada tiene sentido! Descubre cuál es tu misión, los dones únicos que sólo tú tienes para dar, activa tu potencial y empieza a vivir desde tu grandeza.

Descubrir tu propósito es lo único que te permitirá tener más vitalidad, pasión, entusiasmo, libertad, sentido y verdadera abundancia. Y recuerda que tu propósito no es lo que quieres hacer, sino la razón por la que deseas hacerlo.

  •   Busca claridad.

Necesitas saber quién eres, dónde estás, hacia dónde vas, qué es eso que tienes para ofrecer a los demás, cómo les vas a ayudar… y cuales son tus características que te hacen ser único y marcan la diferencia en lo que das.

Sin  claridad será muy difícil que te enfoques. Y recuerda que en aquello que pones tu atención es lo que crece, o sea, en lo que te enfocas es lo que se expande. Así que enfócate en aquello que quieres… para lograrlo, necesitas conectarte profundamente con tu mente y tu esencia. Debes estar vibrando en lo positivo y ser consciente de todos tus pensamientos, acciones y sentimientos.

Así que empieza ahora con esta transformación interna y verás que muy pronto todo empieza a salir como deseas.

  •   Dá tu salto de fe. Toma acción.

Este es el paso clave que no puede faltar en tu vida al momento de decidirte por emprender… y es importante que esté presente en cada paso que des. Cuando accionas, conectas tus pensamientos con tus sentimientos, reflejando la congruencia en tu vida.

Y Lo que hagas será el resultado de emprender desde tu interior, dándole paso a conectar también tu pasión con tu propósito de vida.

Por útimo te invito a que seas fiel a ti misma 

Ten presente que es imposible gustarle a todo el mundo y que la única manera de fracasar es queriendo quedar bien con todos menos contigo. Toma en cuenta que siempres habrán personas que sean más afines a ti y otras que lo sean menos.

Enfócate en aquellas con las que exista la empatía, que estén abiertas a recibir lo que puedas aportarles y te aporten valor. Porque con estas personas será con quienes más aprendas y con las que mejor te vas a sentir.

Para tener éxito es importante que no te desconectes de tu esencia, que siempre seas fiel a ti misma y no hagas nada que no encaje contigo.

Cree en un Mundo en el que más personas se despierten cada mañana con el deseo de entregar sus dones y todo su potencial para compartir su grandeza con los demás. La vida es demasiado corta como para no vivirla con pasión y propósito, creando bienestar y prosperidad. Es momento de hacer una diferencia en tu vida y en tu mundo.

Espero lograr que inicies en el camino de identificar tu pasión y tu propósito para lograr tu realización y descubrir la Grandeza de tu Ser. Hasta la próxima y como siempre, te dejo una sonrisa, para continuar el camino.

Con amor,

Valia Zipfel.- La Comunicoach.

Descubre La Grandeza de Tu Ser

Es momento de descubrir Tu Grandeza

Antes de iniciar el proceso de cambio en mi vida recuerdo que hubo un día en el que me pregunté ¿y yo, quién soy? ¿Qué he logrado? Y en las respuestas, únicamente escuché a los grillos cantar, porque había logrado mucho para todos los que rodeaban mi mundo, pero para mí, no había logrado nada. 

Los sueños de mi infancia se habían desvanecido, los de mi adolescencia ya eran algo inalcanzable y los de mi vida de mujer adulta… simplemente eran irreales.  Entonces comencé a darme cuenta que detrás de mi yo normal que pretendía agradar a todos los que me rodeaban, aún se encontraba, a la espera, en el último eslabón mi yo real, ese ser humano que lo único que esperaba era la oportunidad de ser, sin ser criticada, juzgada, vetada, callada o manipulada. Un ser que deseaba vivir, y ser.

A través del proceso de cambio, vas a darte cuenta que existe la consciencia detrás de tus decisiones, esperando a ser escuchada y tomada en cuenta. Un yo que probablemente había sido vetado por tí mismo, al permitir que fuerzas externas decidieran y se apoderaran de tu ser.

Por amor, pena, educación, miedo, sometimiento, adaptación, etc, tu esencia se pierde, y cae en un estado anestesiado en el que no tienes voz ni voto, porque todo y todos tienen más razón que tú.

Muchas veces, con tal de no lastimar, damos el poder de nuestras decisiones a otras personas que, nada tienen que ver con nuestro ser interior. Es completamente difícil entender y explicar la manera en que nuestros pensamientos y sentimientos son manipulados sin que nos demos cuenta, quedando a merced de algo o alguien que nos maneja y anula.

Sin embargo, en tu interior está esa voz, que te indica que algunas cosas no están bien o no son las correctas para ti, que te dice que no es justo, que mereces algo más, que no te conformes. Que no tienes por qué seguir sometiéndote a situaciones que solo dañan tu interior, tu auto estima y que, en definitiva, se reflejan en tu exterior. Es posible que ignores esa voz, que no le hagas caso, incluso que por algún tiempo dejes de escucharla, pero llega el día en el que por fin atiendes el llamado, entonces, es momento de descubrir tu grandeza es esencial en tu vida.

Es aquí cuando inicia una etapa de descubrimientos en tu interior. El proceso puede ser largo, pero lo importante es darte cuenta de que necesitas aceptarte y entender que el poder de ser Tú misma es solamente tuyo.

Así es que si has llegado hasta este punto, quiero compartirte 3 tips que te van a apoyar en tu camino hacia descubrir tu Grandeza:

  1. Poner límites en tus relaciones.  Porque al darle el poder de tu valía a otras personas o situaciones, vas perdiendo tu esencia y tu verdadero ser se anula. Pero cuando tomas la decisión de SER TU misma desde tu interior, te descubres y estás en la disposición reconocer tus puntos débiles, retomar tus ideales, tus valores y tus sueños y propósitos, tu esencia regresa a ti.
  2. Ir hacia dentro de ti. Para vivir desde tu ser interior y descubrir tu Grandeza, es fundamental la introspección, es decir, conocerte, explorarte, aceptarte y claro, descubrirte, para luego permitirte ser, disfrutando cada parte de ti, de tu esencia, de tu mente, cuerpo y alma, entendiendo, cultivando, cuidando y amando todo tu ser, en todo su esplendor, desde tu corazón, sabiendo que no eres perfecta, pues todos tenemos errores y fallas, pero que estas en la disposición de corregir los errores y de levantarte de los tropiezos que tengas. Ya lo decía Quetzal Noah: “La capacidad para ver la belleza es proporcional a la Grandeza del corazón.”
  3. Confía y cree en ti, pues la vida es un abanico de caminos y está llena de decisiones, que, como ser humano, debes tomar, pero tienes que ser conscientes de quienes eres, qué quieres y hacia dónde vas. Lo importante es decidirte por aquello que te haga feliz, que te de paz, tranquilidad y te permita vivir en armonía, creando bienestar para ti y los tuyos. Y que tu Grandeza siempre sea más grande que tu miedo.

Todo obra para bien, y en definitiva las decisiones que tomas desde tu ser interior después de aceptar y reafirmar quien eres, son las que te llevarán a vivir plenamente un mundo lleno de satisfacción y equilibrio emocional, reafirmando lo que eres, lo que deseas y abriéndotelos el camino hacia aquello que quieres realizar en tu vida. Por eso no te limites, no aparentes ser quien no eres con tal de quedar bien con alguien que no seas tú, no permitas que nadie cambie o anule tu esencia, porque es lo más importante para lograr una vida de trascendencia y descubrir así La Grandeza de Tu Ser.

En tu interior está tu grandeza… Descúbrela, déjala salir, muéstrale al mundo de lo que eres capaz. Adelante, con fuerza, coraje, fe, valor y esperanza, que si puedes soñarlo es porque también puedes hacerlo parte de tu realidad.  Confía y Cree en Ti, porque es momento de descubrir tu Grandeza para ser y vivir desde tu ser interior, brillando e iluminando tu mundo.

Como siempre, te dejo un fuerte abrazo y una sonrisa para continuar el camino.

Con todo mi cariño,

Valia Zipfel.

A %d blogueros les gusta esto: